Saturday, April 30, 2022

La estación central de Amberes


La estación central desde la torre Amberes (lado oeste). 2016. Eric Huybrechts

Hay muchas bellas estaciones, pero una de las pocas que aparecen en cualquier clasificación es la monumental estación central de Amberes, referencia internacional de la arquitectura ferroviaria.


Perspectiva de la marquesina histórica y la s plantas tras las últimas reformas. 2022 
 
Fachada interior principal que comunica el edificio principal y los andenes. 2022

Fachada norte, desde la plaza de la reina Astrid. 2022

Llegada del ferrocarril a Amberes

Postal de la fachada norte, desde la plaza de la reina Astrid durante su construcción. 1900. Wilhelm Hoffmann

La primera estación de Amberes, llamada "Borgerhout", fue puesta en servicio el 3 de mayo de 1836 por la compañía de los Ferrocarriles del Estado belga, al abrirse el mismo año 1836 el tramo Malinas-Amberes, segundo tramo abierto en Bélgica tras la apertura del primero, entre Bruselas y Malinas en 1835.  La estación de "Borgerhout", era un pequeño embarcadero de madera, claramente provisional, al lado de la actual estación. En 1854, con la llegada del ferrocarril a la frontera holandesa, explotado por la compañía del ferrocarril Amberes-Rotterdam se construyó una segunda estación de esta compañía, conectada con la primera estación. Ese mismo año 1854 el ayuntamiento decidió la construcción de una nueva estación “de calidad” que unificara las dos existentes. La nueva estación del Este fue abierta a principios de 1855. Aunque también de madera, era de mayores dimensiones y calidad, capaz de albergar el creciente tráfico en su edificio principal de 100 metros de largo, 10 de ancho y 18 de alto.

Antigua estación del este. Siglo XIX. De la ficha de "Train World" museo belga del ferrocarril, Catherine Walravens

Aunque fue útil un tiempo, pronto resultó nuevamente insuficiente ante el crecimiento de la ciudad y del tráfico ferroviario. Desde 1880 el ayuntamiento solicitó repetidamente la construcción de una estación moderna y “respetable”, para lo que se presentaron varios proyectos hasta que, en 1891 el parlamento aprobó la construcción y emplazamiento de la nueva estación central.

 
Plano de la estación central. Georges Jansoone (JoJan)

Fachada noreste, desde la plaza de la reina Astrid. 2017. DRG-fan


La estación central de Amberes

Fachada oeste, desde la calle De Keyserlei. 2022

La nueva estación se sitúa en la misma zona que las anteriores, pero en un solar mucho más grande, entre el zoo y el “Barrio de los diamantes”, en torno a la calle Vestingstraat. En una primera fase, el ingeniero Clément Van Bogaert construyó la estructura para alojar las vías y andenes cubiertas por la marquesina de hierro, cristal y, de forma novedosa de hormigón, utilizado por vez primera en Bélgica para soportar los grandes arcos que soportan la marquesina. 


Vista de la marquesina y del andén del nivel +1. 2022

Unidad eléctrica AM35 estacionada en Amberes. 1985. T Haylen. Colección Werner Brutzer

Esta estructura se apoya en un viaducto que mantiene las vías elevadas en su acceso a la estación obra del arquitecto Jan van Asperen, y albergaba diez vías con una longitud de 186 metros de largo, 66 de ancho y 44 de altura. 

La fachada oeste con el edificio principal y la marquesina, en la esquina de las calles De Keyserlei y Pelikaanstraat. 2022

Marquesina y andenes a finales del siglo XIX. De la ficha de "Train World" museo belga del ferrocarril, Catherine Walravens

El proyecto fue aprobado en 1889 y la estructura construida entre 1895 y 1898. Las dimensiones dan idea de lo imponente de la estructura construida, a pesar de su propósito solo funcional, para mejorar las operaciones ferroviarias y la mejor dispersión del humo de las locomotoras. Esta primera parte de la estación central fue inaugurada en una gran ceremonia el 15 de julio de 1898.

Marquesina y andenes a finales del siglo XIX. De la ficha de "Train World" museo belga del ferrocarril, Catherine Walravens


Pero, además de esta estructura para alojar las vías, había de construirse un edificio principal conectado, para cuya construcción el gobierno eligió inicialmente al arquitecto Ernest Dieltjens, aunque su proyecto no fue finalmente seleccionado. Fue sustituido por el arquitecto Joseph Jean Baptiste Delacenserie, nacido en Brujas en 1838, probablemente tras petición expresa del rey Leopoldo II, con el objetivo de erigir una estación grandiosa de arquitectura y decoración deslumbrantes, con materiales de la mejor calidad; un monumento, en suma, que diera prestigio a la ciudad.


Fachada interior principal que comunica el edificio principal y los andenes. 2022

Louis Delacenserie

Grabado de la estación.1894. De la ficha de "Train World" museo belga del ferrocarril, Catherine Walravens

Delacenserie, reputado arquitecto protagonista de la renovación de la arquitectura flamenca y belga del siglo XIX y por su abundante obra, tanto edificios de nueva planta como restauraciones, entre ellas la de la recreación de la Brujas medieval en el último cuarto del siglo XIX, como por su obra nueva entre las que destacan la iglesia neogótica de San Pedro y San Pablo en Ostende y, sobre todo, la estación de Amberes, probablemente su obra cumbre.

Iglesia de San Pedro y San Pablo en Ostende (1899)

Fachada oeste desde la calle De Keyserlei. 1905. Claude Villetaneuse

La construcción de la nueva estación central de Amberes, llamada "Spoorwegkathedraal" (“Catedral del ferrocarril”) y también en los primeros años “Middenstatie”, tuvo lugar entre 1899 y 1905, concluyéndose solo cuatro años después de la muerte del arquitecto. 


Fachada norte, desde la plaza de la reina Astrid. 2022

Vestíbulo principal bajo la cúpula. Vista de las taquillas en el lado norte. 2022

Para su construcción y dada la magnificencia deseada, Delacenserie se inspiró principalmente en dos obras, la estación de Lucerna como modelo en su mezcla de lo monumental y lo funcional y el Panteón de Agripa en Roma, como expresión clásica de monumentalidad y solidez, particularmente en los espacios interiores.

Estación de Lucerna 1896. La estación sufrió un incendio en 1971 y sólo se conservó la fachada (abajo). SBB

El Panteón de Agripa en Roma, exterior e interior. Stefan Bauer

Fachada este desde el zoo. 2022

Vestíbulo principal bajo la cúpula. Vista de la salida oeste a la calle De Keyserlei. 2022

Como en la mayor parte de las estaciones monumentales, es de estilo ecléctico, incluyendo elementos clásicos, renacentistas y barrocos, además de otros más modernos, patentes en el abundante uso de ornamentación, de colores y materiales, característico del art Nouveau, corriente artística entre los siglos XIX y XX con especial implantación en Bélgica y los Países Bajos. 


Fachada noreste, desde la plaza de la reina Astrid. 2022. Autor desconocido


Dos IC Amsterdam-Bruselas y el inverso estacionados en Amberes. 1986. T Haylen. Colección Werner Brutzer

Escalera de acceso del vestíbulo en planta 0 a los andenes de la planta +1. 2022

El edificio está construido en piedra y hormigón y cubierto, rematado con la gran cúpula de 75 metros de altura, sobre la sala de espera, en la que se encuentra la gran escalera de mármol desde la que se accede al vestíbulo, a las taquillas, a los restaurantes y a los andenes.

La estación central desde la torre Amberes (lado oeste). 1970. Oswald Pauwels

Vistas interiores de la cúpula. 2022


Gran escalera de acceso del vestíbulo en planta 0 a los andenes de la planta +1. 2022

Gran escalera de acceso del vestíbulo en planta 0 a los andenes de la planta +1. 2022

Exteriormente recuerdan a los palacios italianos renacentistas, con sus cinco plantas distribuidas en tres partes y las ocho torres. Como elementos constructivos, además del hormigón, se utilizaron veinte tipos diferentes de piedra y mármol belgas.

Fachada norte, desde la plaza de la reina Astrid. 2022

Como elementos decorativos, destacan los relojes, especialmente en la parte superior de la gran escalera, junto a numerosos emblemas de la monarquía belga y del rey Leopoldo y también abundantes esculturas con alegorías de los valores modernos: una colmena, símbolos de la navegación, el puerto, el comercio, la industria...

Arriba y abajo, fachada interior principal que comunica el edificio principal y los andenes, con el reloj, escudo y rótulo. 2022


La cafetería Royal, interior y exterior en la planta +1


La nueva estación, con la entrada principal por la plaza de la reina Astrid (Koningin Astridplein) fue inaugurada por el rey Leopoldo el 11 de agosto de 1905, aunque con menor ceremonia que en la apertura de la primera parte de la estación en 1898, denominándose oficialmente por iniciativa del consistorio Amberes Central, desde entonces uno de los monumentos más espectaculares de Bélgica y una de las estaciones ferroviarias más hermosas del mundo.

 

Locomotora 2004 con un IC en Amberes. 1982. T Haylen. Colección Werner Brutzer


Las reformas del siglo XX

Estación lado norte, plaza de la reina Astrid y andenes a principios del siglo XX. De la ficha de "Train World" museo belga del ferrocarril, Catherine Walravens

La marquesina y la cúpula de la estación (lado sureste). Años 70. Oswald Pauwels

En 1934-1935, la estación se modificó en profundidad por primera vez. Tras la electrificación de la línea Bruselas-Amberes se recrecieron los andenes 46 centímetros. Durante la Segunda Guerra Mundial, el edificio sufrió daños, particularmente entre noviembre de 1944 y febrero de 1945, cuando sobre Amberes cayeron más de 1500 mísiles balísticos alemanes V1 y V2, unos pocos de los cuales impactaron en la estación, causando importantes daños sobre todo en la marquesina, además del vestíbulo, los cristales y muchos elementos decorativos, aunque sin destruir la estructura del edificio. Del impacto del bombardeo queda aún huella en una deformación en la cubierta del vestíbulo.


Locomotora 2555 con un IC en Amberes. 1981. C. Hertogs. Colección Werner Brutzer

Unidad eléctrica AM 63 en Amberes. 1982. T Haylen. Colección Werner Brutzer

Con tales daños y el deterioro de varios decenios en activo con un tráfico muy intenso, a mediados del siglo XX, se valoró su demolición si no era rehabilitada, especialmente la marquesina. Por ello, en marzo de 1975, las autoridades belgas decidieron clasificar la estación como monumento histórico (en 1976 se incluyó también la marquesina histórica), lo que eliminaba la posibilidad de la demolición.


Vista de vías, andenes y marquesina por el sur. 1992. Smiley.toerist

Fachada interior principal que comunica el edificio principal en el nivel +1. 2022

En 1981 los ferrocarriles belgas (SNCB/NMBS) constituyeron una comisión para examinar los aspectos técnicos y financieros de la restauración, dado el mal estado en que se encontraba el edificio que obligó incluso a vallar parte de la estación. Esta comisión alumbró un proyecto de restauración integral que concluyó en 1986. Las fachadas exteriores fueron restauradas y consolidadas, las interiores se limpiaron, las partes pintadas fueron saneadas y fueron pintadas las partes metálicas de la marquesina, entre otras acciones.

 

Unidades AM39 y AM66 en Amberes. 1981. C. Hertogs. Colección Werner Brutzer


La gran reforma del nuevo milenio

Vista hacia el sur de los andenes del nivel +1 . Se puede observar el espacio abierto bajo el que están los niveles inferiores. 2010. De la ficha de "Train World" museo belga del ferrocarril, Catherine Walravens


Vestíbulo principal bajo la cúpula. Vista de la salida oeste a la calle De Keyserlei. 2022

En los años noventa fue aprobado el más ambicioso plan de reconstrucción de su historia, con la rehabilitación de la estación y la excavación del túnel urbano de 3,8 kilómetros bajo la estación conectando Amberes-Berchem, al sur y Amberes-Dam, al norte. 


Saida de un IC ·Benelux". Se observan las obras de construcción del túnel.1999. C. Hertogs. Colección Werner Brutzer

La estación desde la calle De Keyserlei. 1989. . Oswald Pauwels

Este túnel, cuya construcción empezó en 1998, supondría la transformación de la estación terminal original en una estación pasante, permitiendo la circulación de trenes más allá de Amberes sin necesidad de maniobras de inversión de marcha, optimizando el uso de la estación y mejorando los tiempos de viaje, especialmente de los trenes de alta velocidad Thalys, París-Amsterdam, en servicio desde diciembre de 1997, y los Intercity (IC) Bruselas-Amsterdam, además de algunas relaciones internas belgas. Con la construcción del túnel, se ampliaron el número de vías con dos nuevas plantas bajo el nivel principal, contando con luz directa desde el andén histórico. 


Maquetas de la estación en "Train World" museo belga del ferrocarril. 2017


En cuanto a la estación fue rehabilitada integralmente, tanto el edificio principal como la marquesina, bajo la dirección del arquitecto del holding EuroStation/SNCB Jacques Voncke, quien calificó la estación de “minimalista con mucha grandeza”, optando deliberadamente por una arquitectura "no demasiado tecnológica para evitar una tensión con el monumento existente”.


Imagen de los andenes y abajo, fachada del nivel +1. 2022


Además de la meticulosa restauración de las partes y elementos históricos, se ampliaron y reorganizaron todos sus espacios para hacer de la estación un verdadero eje urbano de Amberes. Se añadieron cuarenta y cuatro espacios comerciales; un nuevo acceso urbano al este por la plaza Kievitplein; un acceso directo al metro y la ampliación del número de aparcamientos para coches y bicicletas.

Gran escalera de acceso del vestíbulo en planta 0 a los andenes de la planta +1. Abajo desde el este. 2022

El 23 de marzo de 2007 fue puesto en servicio el nivel -2, comenzando a circular directamente los Thalys París-Amsterdam y el 6 de diciembre el nivel -1 con vías terminales, aumentando la capacidad de la estación. Finalmente, a la completa conclusión de todos los trabajos, el conjunto de la estación central fue inaugurado el 25 de septiembre de 2009.

Imagen dela cúpula y cristalera del vestíbulo principal. 2022

El conjunto de la obra de restauración y de ampliación subterránea recibió el premio European Union Prize for Culture Heritage de Europa Nostra, galardón de la UE para el patrimonio cultural extraordinario, elogiando el excelente cambio de estación terminal a estación pasante, así como la reconstrucción del edificio histórico. 

Vestíbulo principal bajo la cúpula. Vista de las taquillas en el lado norte desde la escalera. 2022

Unidad eléctrica AM73 en Amberes. 1986. Maarten Van der Velden

Además, entre otras muchas menciones a su monumentalidad y belleza, en 2009, la revista Newsweek consideró a la estación la cuarta mejor del mundo y en 2014, fue premiada por la revista Mashable como la más bonita del mundo.

 

Gran escalera de acceso del vestíbulo en planta 0 a los andenes de la planta +1 desde el este. 2022


Configuración de la estación


Vistas de la estructura de la estación desde el nivel +1. 2022

Vistas de la estructura de la estación desde el nivel 0. 2022

La estación central es obra cumbre por su belleza y monumentalidad pero también es ejemplo exitoso en la integración de las funciones propiamente ferroviarias en un edificio histórico, conjugando en el mismo espacio los edificios históricos con nuevo espacios adecuados a las necesidades contemporáneas.

Vistas de la estructura de la estación desde el nivel -2. 2022 

Actualmente, con la construcción del nuevo túnel, la estación tiene ahora cuatro plantas y 14 vías, 10 de ellas terminales y 4 pasantes, distribuidas en 3 niveles. El uso de las plantas es el siguiente:


Vista hacia el norte durante las obras. 2004. De la ficha de "Train World" museo belga del ferrocarril, Catherine Walravens


- Nivel +1: el de la estación original, con 6 vías terminales con toperas, numeradas de la 1 a la 6 en 4 andenes. Las vías y andenes están distribuidos en dos partes, lado este las vías 1 a 3 y, lado oeste las vías 4 a 6. Los dos lados están separados por un amplio espacio abierto por el que la luz llega al nivel -2 y que antes de la última reforma estaba ocupado por vías.

Vistas de la estructura de la estación desde el nivel 0. 2022


- Nivel 0: taquillas y espacios comerciales


Vista lateral de los niveles +1, 0 y -1-. Philippe C.
 

- Nivel -1: 7 metros bajo el nivel de la calle. Dispone de 4 vías terminales con toperas, con 2 andenes. Cada para de vías están separadas por un espacio central abierto, como en el nivel +1. Las vías 11 y 12 están en el lado este y las vías 13 y 14 en el oeste.


Un AM08 en la vía 12 de la planta -1. 2022


- Nivel -2: 18 metros bajo el nivel de la calle. Dispone de 4 vías pasantes con 2 andenes. Las vías 21 y 22 están en el lado este y las vías 23 y 24 en el oeste, aunque ocupando ya el espacio central iluminado desde arriba, al ser el último nivel de la estación.

Unidad eléctrica AM75 en la vía 23 del nivel -2, 2009. T Haylen. Colección Werner Brutzer


Como ir 

Imagen de los andenes y marquesina en el nivel +1. 2022

Vestíbulo en planta 0, lado este desde la gran escalera de acceso a los andenes. 2022

Abundante información en la entrada de este blog “Viajar en Bélgica”.

Amberes dispone de aeropuerto, pero es pequeño y de pista muy costa; solo ofrece vuelos de temporada a destinos vacacionales, incluyendo algunos españoles. En tren, desde Bruselas hay cuatro trenes IC cadenciados cada hora que invierten poco más de 30 minutos. Desde Charleroi 2 IC cada hora invirtiendo 1h y cuarto.

Locomotora 186-111 con un IC Amsterdam-Bruselas en la vía 22 del nivel -2, 2009. T Haylen. Colección Werner Brutzer


Para llegar a distintos destinos de los Países Bajos, 16 trenes IC Amsterdam-Bruselas con frecuencia horaria y paradas en Noordenkempen, Breda, Rotterdam y aeropuerto de Amsterdam-Schiphol, con una duración de 1h 48 minutos entre Amberes y Amsterdam. Además 14 trenes Thalys a Amsterdam, con paradas en Rotterdam y el aeropuerto de Schiphol (1h 14) y 11 Thalys a París (2h 2).


IC Amberes-Luchtbal-Charleroi en la vía 23 del nivel -2, 2022


Una ciudad, Amberes, que vale la pena por si misma con su estación central de gran atractivo arquitectónico, histórico, artístico y ferroviario y muy cerca de otros destinos de interés en Francia, Bélgica y Países Bajos, una visita que no defrauda. 


Fachada norte, desde la plaza de la reina Astrid. 2022

Fachada oeste, desde la calle De Keyserlei. 2022











4 comments:

  1. Jose-Ramon SuarezMay 7, 2022 at 11:34 PM

    Magnifica entrada, Alfonso. Sin duda la espectacular estación de Amberes la merece. Aunque costosa y perturbadora, su conversión en estación pasante ha sido, creo, muy importante para adecuar su funcionalidad a las necesidades actuales y previsibles en un largo plazo.

    ReplyDelete
  2. Completísimo y enriquecedor artículo.
    Muchas gracias Alfonso

    ReplyDelete
  3. Muy buen post, riguroso y entretenido como siempre. Enhorabuena!

    ReplyDelete
  4. Muy buena entrada Alfonso y si es toda una catedral del ferrocarril, precioso edificio, me ha gustado mucho la publicación, como siempre con todo detalle a lo que nos tienes acostumbrados.
    Enhorabuena, gracias

    ReplyDelete